Seleccionar página

Un día como hoy, el día mundial del sueño,  comparto este artículo con todos ustedes y espero que sea de gran ayuda.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), no es una única enfermedad, es un conjunto de afecciones crónicas y entre las más familiares se encuentran el enfisema pulmonar y la bronquitis crónica.  Los síntomas con frecuencia son la disnea (dificultad para respirar), tos crónica  con excesiva producción de esputo, etc. Entre los principales factores de riesgo relacionados con este trastorno se encuentra el tabaquismo. La asociación entre Síndrome de Apnea e Hipopnea del sueño (SAHS) y EPOC no es del todo clara. Así, son pocos los estudios que han encontrado datos en un incremento en la prevalencia del SAHS en los pacientes con EPOC en comparación con la población general.

Por otra parte, la EPOC y el SAHS cursan con mecanismos fisiopatológicos comunes, como la disminución de las concentraciones de oxigeno (hipoxemia) y desaturaciones nocturnas, por lo que al encontrarse estas 2 entidades en un mismo individuo se incrementa  la morbimortalidad. Cuando ocurre la asociación entre estas 2 enfermedades se habla del Síndrome Overlap. El mayor riesgo que ocurre con este síndrome es la aparición precoz de hipertensión pulmonar y arritmias del corazón. Por otro lado, entre las manifestaciones clínicas más frecuentes de los pacientes con Síndrome Overlap se encuentran: dificultad para conciliar el sueño (mala calidad de sueño), incremento de sintomatología nocturna (tos nocturna, disnea, etc), sensación de cansancio, perdida de atención y cefalea (dolor de cabeza). Los pacientes con EPOC, al igual que en el SAHS, presentan alteraciones en la calidad de sueño y están correlacionadas con la presencia de síntomas nocturnos.

Finalmente, el tratamiento para los pacientes con Síndrome Overlap incluye cambios en los hábitos de vida, pérdida de peso, ejercicio, buena higiene de sueño, abandono de hábitos tóxicos (alcohol y tabaco) pero el pilar fundamental del tratamiento es la ventilación no invasiva con presión positiva de forma continua (CPAP). El éxito de este tratamiento  es lograr la disminución de las reagudizaciones, mejoría de la supervivencia, mejoría en la calidad de vida y tolerancia al ejercicio.

Es importante tener en cuenta estos dos trastornos, conociendo que hoy en día hay un incremento en el riesgo de obesidad, consumo de tabaco, entre otros, y estos podrían conllevar a padecer este síndrome en algún momento de la vida. Por ello, hoy en el Día Mundial del Sueño les invito a realizar buena higiene de sueño, alimentación sana y evitar el consumo de tabaco.

Porque sabes que dormir sano es dormir bien. #dormirsanodormirbien