Neurofisiología Clínica

La Neurofisiología Clínica es la especialidad médica que se encarga de la exploración del sistema nervioso central y periférico a través de diferentes técnicas y tecnologías punteras con equipos altamente cualificados. Es importante saber que la interpretación de estos resultados siempre la debe realizar un especialista en Neurofisiología Clínica.

Las técnicas neurofisiológicas son claves e importantes en el diagnóstico, cuantificación y seguimiento de distintas enfermedades neurológicas, de los órganos de los sentidos y del músculo. Su conocimiento es de utilidad en el ejercicio de diferentes especialidades como Medicina Interna, Neurocirugía, Neumología, Neurología, Pediatría, Psiquiatría, Rehabilitación, Reumatología, Otorrinolaringología, Oftalmología, Traumatología, Medicina Intensiva, Medicina Legal, Medicina del Trabajo, entre otras.

Todas estas especialidades son demandantes de exploraciones neurofisiológicas lo que le confiere a esta especialidad el carácter de ser un servicio central.

Las 5 áreas fundamentales de la neurofisiología clínica incluyen: electromiografía (EMG), electroencefalografía (EEG)potenciales evocados (PE)polisomnografía (PSG) y monitorización intraoperatoria (MIO).

Las diferentes enfermedades y/o trastornos que se pueden estudiar a través de la Neurofisiología clínica incluyen:

Trastornos del sueño como la apnea del sueño, insomnio, narcolepsia, síndrome de piernas inquietas, parasomnias, trastornos del ritmo circadiano, entre otros; a través de la polisomnografía nocturna (PSG).

En los distintos tipos de epilepsias y sus síndromes asociados, a través de la electroencefalografía (E.E.G, video-EEG, telemetría). Así como otros tipos de trastornos neurológicos.

Enfermedades del músculo y los nervios periféricos: atrapamientos de nervios en extremidades (síndrome del túnel del carpo, atrapamiento del nervio cubital, atrapamiento del nervio peroneo, etc.). Enfermedad de la neurona motora (ELA) entre otras, afectación de raíces cervicales y lumbo-sacras (radiculopatías cervicales y lumbosacras), afectación generalizada de varios nervios en las extremidades (polineuropatías), trastornos del movimiento (enfermedad de parkinson, temblor esencial, etc.) y enfermedades de la placa neuromuscular como la miastenia gravis, a través de la estimulación repetitiva y el Jitter (estudio de fibra aislada).

Afectación del nervio auditivo y lesiones en el sistema nervioso central a través de potenciales auditivos de tronco cerebral (P.E.A.T.C).

Enfermedades desmielinizantes como la Esclerosis múltiple a través de los Potenciales Evocados Somatosensoriales (PESS), Potenciales Evocados Visuales (PEV) y PEATC.

Afectación del nervio óptico como la neuritis óptica a través de los P.E.V/electrorretinogramas (ERG).

Apoyo en el diagnóstico del trastorno de déficit de atención e hiperactividad, enfermedad de Alzheimer, demencias, etc. a través de los potenciales relacionados con eventos o potenciales cognitivos (P-300).

Monitorización intraoperatoria: en el quirófano monitorizamos estructuras importantes para que en lo posible no sean lesionadas durante el acto quirúrgico y evitar posteriores secuelas.

La neurofisiología clínica ha ido en crecimiento a través del tiempo y así el enfoque diagnóstico de las enfermedades o trastornos del sistema nervioso central, periférico, de los órganos de los sentidos se realiza cada vez con mayor certeza y precisión. Sus fines son diagnósticos, pronósticos y de orientación terapéutica para lograr un mejor manejo en el paciente. Es una especialidad que a su vez también tiene un enfoque investigativo, por lo proporciona un gran aporte al área de las Neurociencias. El futuro de esta especialidad cada vez es más prometedor y se adapta rápidamente a este mundo cambiante de la medicina.

¿Te interesa saber más sobre la neurofisiología clínica? Escríbeme!

3 + 8 =