Seleccionar página

Actualmente, hay una noticia que ha generado una gran revolución en el mundo entero, noticia que ya sabíamos desde hace mucho tiempo pero que antes no había generado tantas reacciones como hasta ahora, se trata de un informe publicado por el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) que habla de los efectos de la carne procesada y el riesgo de generar cáncer colorrectal (cáncer de colon y recto). Por lo tanto, los resultados encontrados por el CIIC, confirman lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya había declarado a través de un comunicado en el año 2002, en el que se aconsejaba que la población mundial moderase el consumo de conservas de carne para reducir el riesgo de cáncer. Aquí les dejo el enlace en la página de la OMS de la noticia en español.

http://www.who.int/mediacentre/news/statements/2015/processed-meat-cancer/es/.

Por lo anterior y teniendo en cuenta que la alimentación es realmente importante para nuestras vidas, y debido al efecto que ha generado esta noticia, quiero aprovechar para hablarles sobre los efectos de la comida sobre el sueño; tema que es importante valorar para tener un sueño más tranquilo y un mejor descanso nocturno. En anteriores publicaciones hemos mencionado que una de las normas de higiene de sueño, es tratar de no cenar demasiado y que entre la cena y la hora de irte a dormir hayan transcurrido al menos 3 horas aproximadamente. El hecho de cenar liviano hace que no tengamos dificultad con la digestión y como resultado no hayan problemas con el sueño, pero la idea tampoco es irnos a la cama con sensación de hambre porque luego vamos a tener inconvenientes con la conciliación del sueño. Por lo que, las comidas con alto contenido de grasas o proteínas tomadas cerca a la hora de irnos a la cama pueden traernos dificultades para dormir y hacernos tener una “mala noche”. No obstante, hay alimentos que contienen triptófano y calcio que pueden generar somnolencia como la leche caliente, el queso (siempre y cuando no tengamos intolerancia a la lactosa, ya que en vez de ayudarnos podría perjudicar nuestro sistema digestivo y llevarnos a sentir malestar general), el tofu; alimentos que podrían tener efecto positivo sobre el sueño.

Al hilo de lo anterior, quiero nombrar algunos alimentos que debemos evitar para poder tener un sueño placentero y reparador:

* Carnes rojas, estas contienen demasiadas grasas y proteínas, y hacen que tu cuerpo en vez de estar preparado para el descanso tenga que digerir lentamente los alimentos.

* Chocolate, helados, estos contienen alto contenido de grasa, además de activarnos por la presencia de azúcares que nos altera y nos dificulta relajarnos y prepararnos para dormir.

* Legumbres, al consumir este alimento nuestro cuerpo genera una serie de enzimas para poder digerirlo y si no estamos habituados a ingerir legumbres los niveles de esta enzima son pequeños y trae como consecuencia una difícil digestión.

Por todo lo anterior y teniendo en cuenta lo que nos lleva diciendo el CIIC y la OMS hace ya varios años, es importante saber que para poder acostarnos por las noches y descansar, debemos llevar una buena alimentación que aportará una correcta digestión y nos ayudará a relajarnos y mantener un sueño optimo y reparador para así poder levantarnos al día siguiente como nuevos y dispuestos a afrontar un nuevo día lleno de vitalidad.

Espero que toda esta información haya sido de mucha ayuda y recuerden dormir sano es dormir bien.